BOLONIA

•junio 24, 2009 • Dejar un comentario

Infotmación sobre el  proceso de bolonia. Tiene bastante tiempo, porqque no había podido subirla antes, pero es bastante interesante…

Bolonia

Anuncios

multimedia sobre la relación entre la maginación, la delincuencia y la toxicomanía

•junio 15, 2008 • Dejar un comentario

EXCLUSION SOCIAL: origen y características

•junio 14, 2008 • Dejar un comentario

Curso: “Formación específica en Compensación Educativa e Intercultural para Agentes Educativos”.

Murcia 30 de Enero de 2002.

Carmen Bel Adell, Profesora Titular de Geografía Humana

Facultad de Letras. Universidad de Murcia.

Nunca antes ha habido un número tan reducido de personas equivocadas que hayan ejercido un efecto tan devastador sobre tantas personas a la vez”. (Susan George)

“Nunca el mundo ha sido tan desigual en las oportunidades que brinda, pero tampoco ha sido nunca tan igualador en las ideas y las costumbres que impone. En el mundo sin alma que se nos obliga aceptar como único mundo posible, no hay pueblos sino mercados” (Galeano). Seguir leyendo ‘EXCLUSION SOCIAL: origen y características’

DINAMARCA, SUS ISLAS MÁGICAS

•junio 14, 2008 • Dejar un comentario
Bornholm y Christiansø: las islas mágicas de Dinamarca
Los nativos de Bornholm cuentan que cuando Dios creó Escandinavia repartió sobre ella porciones de todos los elementos naturales por los cuales hoy es reconocida. Una vez satisfecho, los reunió todos y los lanzó al mar Báltico, alumbrando así esta pequeña isla. Aquí no es posible contemplar fiordos y montañas, como en Noruega, o miles de lagos, como ocurre en Finlandia, pero en la reducida Bornholm, situada en el mismo centro del Báltico y a medio camino del sur de Suecia y el norte de Polonia, se concentran todos los componentes del espectro paisajístico de Dinamarca, país al que pertenece.
las islas mágicas de Dinamarca
Llamada la perla del Báltico, es una gran isla de 588 km2, situada 160 km al este de Copenhague, en la entrada suroriental del Báltico, 37 km al sureste de la costa sueca y 90 km al norte de la polaca. Tiene forma romboidal y posee una costa septentrional rocosa, con grandes acantilados graníticos, y una costa meridional llana con amplías zonas arenosas con dunas. El clima templado, el paisaje interior suavemente ondulado y salpicado de pequeños lagos, landas y zonas de bosque, y las huellas del pasado, entre las que destacan las típicas iglesias de planta circular, han hecho del lugar la estancia preferida de un gran número de artistas escandinavos, que acudían a él incluso antes de convertirse en un frecuentado lugar de veraneo.

las islas mágicas de Dinamarca

En sus orígenes, fue habitada por los burgundios desde el siglo II a.C, como lo atestigua el antiguo nombre de Burgundarholm (isla de los burgundios). En el siglo XII la isla entró a formar parte de la diócesis sueca de Lund. Importante territorio de cambio y comercio, ya desde la Edad Media, Bornholm fue repetidamente punto de mira de las incursiones piratas, lo que explica las típicas iglesias redondas. Sometida al dominio de la Liga Hanseática en el siglo XV y de Suecia en 1658, forma parte del reino de Dinamarca desde 1660.

La isla fantástica

La ””””perla del Báltico”””” es una isla a 160 kilómetros de Copenhague que alberga preciosos pueblos pesqueros, bosques con lagos, grandes acantilados y amplias playas con arenosas dunas. Ahora frecuente lugar de veraneo, era retiro habitual de artistas por su templado clima y hermoso paisaje. Rønne, la capital, fue fundada hace casi siete siglos, y conserva bastantes edificios, fortalezas e iglesias medievales.

Geográficamente debería ser parte de Suecia, pero su población siempre se ha sentido profundamente danesa, hasta tal punto que durante la última ocupación sueca, allá por el siglo XVII, fueron capaces por sí solos de expulsar a los invasores y de ofrecer este grupo de islas al rey de Dinamarca, que prometió integrarla a su reino de forma definitiva.

las islas mágicas de Dinamarca

Lo primero que llama la atención al llegar a Bornholm es la luz, de una claridad casi sobrenatural, y la diversidad de sus paisajes que contrastan con el del resto de Dinamarca, dominado por inmensas llanuras. En la Costa Norte de Bornholm se pueden encontrar acantilados de granito rosa, colinas coronadas por castillos y profundos valles recorridos por torrentes que se precipitan en el mar. Pero también deslumbran los mayores bosques del sur de Escandinavia y las larguísimas playas con la arena blanca más fina del continente. Y todo ello en una superficie que no alcanza los 600 kilómetros cuadrados.

Todos los visitantes, ya viajen hasta la isla en avión o en barco, llegan invariablemente a Ronne, el centro administrativo del archipiélago que, con sus alrededor de 15.000 habitantes, concentra el 40% de la población total.

Por su pequeño tamaño, una excursión por la isla se hace bastante fácil y rápida, pasando por lugares de interés como las características iglesias de planta circular, como Olskirke, de acantilados y de apacibles pueblos pesqueros. A poco más de una hora en barco se llega al pequeño islote de Christiansø, una reserva natural de cría de aves donde aún queda en pie una fortaleza del siglo XVII y donde coches, perros y gatos están prohibidos.

Como en el resto de la media docena de pueblos de la isla, en la capital se conserva un casco antiguo lleno de casas de colores vivos que van desde el amarillo albero o el azulón a un rojo sangre intenso, que en toda Dinamarca se identifica con Bornholm. Éstas son edificaciones sencillas pero llenas de carácter, invariablemente cubiertas de tejas rojas y con paredes decoradas de complejos entramados de madera. Por el contrario, las iglesias están siempre pintadas de blanco y cubiertas con pizarra negra. Vale la pena acercarse al teatro del año 1823, el más antiguo de Dinamarca, y al viejo faro que ha terminado inmerso en el tejido urbano. En el museo regional se cuenta la historia del archipiélago, habitado desde la más remota antigüedad, tal y como lo demuestran los muchos yacimientos arqueológicos descubiertos por todo su territorio. Es un buen lugar donde planear la visita de la isla según los intereses de cada uno.

las islas mágicas de Dinamarca

En apenas 550 kilómetros cuadrados de superficie, numerosos acantilados como los de Jons Kappel y Hellingdommen, densos bosques como el de Almindingen, uno de los más grandes del país, o largas playas de fina arena como la de Dueodde hacen de este enclave una reproducción de los perfiles daneses a pequeña escala.

La isla no sólo exhibe encanto natural. Las ruinas de la fortaleza medieval de Hammershus, las más importantes del norte de Europa, así como las cuatro iglesias redondas de la ínsula, que datan también de la Edad Media –destaca la que se emplaza en Nylars, la mejor conservada–, constituyen sus argumentos arquitectónicos más representativos.

Rønne

Fue fundada hace casi seiscientos cincuenta años y seriamente dañada por un fuerte bombardeo ruso durante la última guerra. Gracias a una cuidadosa y paciente labor de restauración ha recuperado completamente su aspecto pintoresco.

El barrio antiguo de Rønne, su principal ciudad, presenta tranquilas callejuelas de adoquines, donde se alzan casas con entramados de madera y fachadas de vivos colores adornadas con cientos de flores. Más de uno creerá encontrarse en un pueblecito sacado de un cuento infantil, como si el tiempo se hubiera detenido hace siglos.

Christiansø

las islas mágicas de Dinamarca

Christiansø es una preciosa isla-fortaleza del siglo XVII muy bien conservada, situada a una hora en barco de Bornholm en dirección noroeste. Toda la isla es una reserva natural, sin coches, edificios modernos, gatos o perros. La isla, con 140 habitantes, es parte de un grupo de islotes conocido como Ertholmene; está conectada a la isla más cercana de Frederiksø por un puente para peatones. GrÆsholm, al noroeste de Christiansø, es un refugio para la fauna y un importante lugar de cría del alca, pájaro bobo y otras aves marinas. En Christiansø, destaca la Store Tårn (Gran Torre), una impresionante estructura de 25 metros de diámetro construida en 1684. El faro de la torre, de varios siglos de antigüedad, ofrece vistas de toda la isla.

La Lille Tårn (Torre Pequeña) de la isla de Frederiksø, que data de 1685, es sede del museo de historia local. En la planta baja se exhiben aperos de pesca, herramientas y trabajos en hierro, mientras que en la superior existe una muestra de canoas, mobiliario de época, modelos y flora y fauna local. Los días de viento son ideales para dar un paseo por las murallas fortificadas de piedra y las baterías de cañones alineadas que rodean el perímetro de la isla. En la costa oriental de Christiansø, destacan los nidos de aves marinas y una cala recoleta. Desde Bornholm zarpan barcos con rumbo a la isla que operan entre mayo y septiembre, aunque el barco del correo cubre el recorrido durante todo el año.

Recorridos diversos

Este archipiélago se puede recorrer fácilmente en coche pero también en bicicleta, que se pueden alquilar en todas las poblaciones. Hay 250 kilómetros de caminos perfectamente señalizados y especialmente reservados tanto para caminantes como para ciclistas. A estos últimos se les ofrece siempre la oportunidad de reponer fuerzas colgando la bicicleta de la parte trasera de uno de los numerosos autobuses que recorren la isla. Hay nueve líneas que cumplen a rajatabla los horarios –con una frecuencia de uno cada hora– además de otros dedicados exclusivamente a rutas temáticas.

las islas mágicas de Dinamarca

Vale la pena aprovechar que el clima es menos lluvioso y más benigno que en el resto del país y recorrer sus escenarios en bicicleta. Pensando en el turista, las autoridades locales han levantado una red de pistas perfectamente señalizada que sobrepasa los doscientos kilómetros y atraviesa todos los puntos de interés. Las cortas distancias –veinte kilómetros de ancho y treinta de largo en sus extremos más alejados, o poco más de cien si se da la vuelta entera a la isla bordeando toda la costa– y la bondad del terreno, llano y carente de dificultad, hacen el resto. Moverse de un lado a otro a golpe de pedal es agradable y muy seguro. También, la mejor forma de fundirse con el paisaje, de atrapar su serena y sosegada belleza. De retroceder en el tiempo y llenarse de toda la esencia de Bornholm.

Si son la Historia y los monumentos lo que se prefiere, hay que elegir el autobús que se acerca a las románticas ruinas del castillo de Hammershus, la mayor fortaleza de Escandinavia, después de hacer parada en alguna de las características iglesias redondas de la isla que fueron construidas en el siglo XII, siempre acompañadas de edificios anexos que hacían las veces de campanarios. El recorrido también incluye la visita de monumentos megalíticos, incluidos círculos de piedra y menhires, además de estelas con inscripciones rúnicas.

Si en cambio se elige una ruta relacionada con los artistas que se han inspirado en la isla, otro autobús hace parada en el Museo de Bellas Artes, que está ubicado en un premiado edificio de arquitectura contemporánea colgado al borde de un acantilado, después de recorrer puertos como Gudhjem, que significa la «Colina de los Dioses», donde prácticamente cada casa está ocupada por un artesano, un ceramista, un pintor o un vidriero. La más espectacular es el estudio museo de Oluf Host donde vale la pena deambular por el jardín, lleno de higueras y otras especies subtropicales.

las islas mágicas de Dinamarca

El principal interés de estas islas radica en el ambiente que se respira, rodeado de una fantasmagórica colección de edificaciones militares milagrosamente bien conservadas. La mayoría data del siglo XVII, aunque también las hay del XVIII y principios del XIX. Éstas son también atracción para los ornitólogos que llegan en otoño y primavera con el objeto de observar las colonias de aves marinas que viven o pasan por ellas. Hay varias excursiones a los islotes deshabitados como Graesholmen, una belleza natural donde nada parece haber cambiado desde el principio de los tiempos. La residencia del comandante militar en Christianso se ha transformado en un cómodo hotel donde pasar la noche y disfrutar al máximo de este rincón secreto del Mar Báltico.

Bornholm tiene también una riquísima arquitectura popular que culmina en los sofisticados molinos que salpican la isla de Norte a Sur y, sobre todo, en los curiosos ahumaderos siempre pintados de colores chillones y coronados de varias chimeneas. Durante el siglo XIX la principal industria de la isla fue el arenque ahumado, y todavía se ven miles de peces secándose al sol antes de ser ahumados. Se comen de docenas de formas diferentes pero lo más típico es con huevo crudo… algo sólo apto para estómagos fuertes.

Playas

Puede parecer una broma, pero en verano quien desee bañarse en una playa del Báltico no encontrará una más larga y bella que la de Dueodde, en el extremo suroeste. Está bordeada de un extenso bosque donde se esconden docenas de casitas de madera, las cuales se alquilan a los veraneantes. El agua de mar puede alcanzar los 24 grados en pleno verano. En otoño es perfecta para dar largos paseos antes de refugiarse en algún hotelito o restaurante donde tomar algo caliente frente a la chimenea.

las islas mágicas de Dinamarca

A 20 kilómetros al Este de la isla principal se encuentra el resto del archipiélago. Sólo dos de las islas menores están habitadas: Christianso y Frederikso. Ambas están comunicadas entre sí a través de un puente y mantienen una comunidad de pescadores y artistas que apenas supera el centenar de personas, aunque con suficientes niños como para mantener la escuela abierta. Tanto desde Gudhjiem como de los puertos de Allinge y Svaneke salen varios ferries cada día, que tardan una hora en llegar a este pequeño paraíso donde no se autoriza el transporte motorizado.

Gastronomía

La cocina local utiliza como principal ingrediente el arenque, que se prepara de formas diferentes. El marisco y el pescado suelen aparecer en casi todas las cartas de los restaurantes. Como en toda Escandinavia, en Bornholm se cuidan mucho los desayunos, que pueden convertirse en verdaderos festines, desde el salmón ahumado a las ensaladas de fruta, pasando por todo tipo de cereales, yogures y quesos.

Los niños lo ven, los niños lo hacen…

•junio 1, 2008 • Dejar un comentario

Ha sido escogido el mejor video del año, y no me extraña, la verdad. Es un poco duro, pero la vida es dura y ¿para que vamos a mentir? A grandes males grandes remedios. Os aconsejo que lo veais, puede que lo conozcais es muy famoso… No va de exclusión, ni de inmigración, ni de pobreza, sólo de niños, y de su extrema sensibildad. ¿Es este el mundo que queremos para nuestros hijos?

Escuela integradora

•mayo 13, 2008 • Dejar un comentario

En pleno barrio de Orriols, se ha creado una escuela integradora que lleva en marcha desde principio de curso y acoge en su mayoría menores inmigrantes de los que sus padres no pueden hacerse cargo porque están trabajando. En esta escuela trabajan un psicólogo, una pedagoga y una educadora social . Atienden a los niños un rato después de clase, se hacen deberes, dinámicas de grupo, se trabajan habilidades sociales… ESto es un avance para el campo de la educación social, porque es ejemplo de dos cosas: de la necesidad de este tipo de centros, y que aunque sea de una manera muy lenta, se va abriendo el campo y apareciendo puestos de trabajo.

Se aceptan voluntarios todas las tardes

Aqui os cuelgo un video para que veais como funciona.

Informe PISA: otra vez calabazas

•mayo 12, 2008 • Dejar un comentario

España sigue suspendiendo en Educación, según el último Informe PISA. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, achaca los malos resultados al bajo nivel educativo de “décadas anteriores”.

Dicen que la experiencia es la madre de la ciencia. Pero pasan los años y los resultados de los alumnos españoles en esta disciplina no mejoran. Según el Informe PISA 2006 –que mide el nivel educativo de los alumnos de los países de la OCDE y que en esta edición se ha centrado en ciencia–, España se sitúa en el puesto 31 en conocimiento científico entre los estudiantes de 15 años, con un resultado medio sólo un punto por encima al obtenido hace tres años (488 puntos en 2006, frente a 487 en 2003) y por debajo de la media de la OCDE (491 puntos). Es decir, el estudio relega a España a un mediocre puesto 31 entre los 57 países que participan en el informe. Aunque mal de muchos consuelo de tontos, lo cierto es que grandes potencias como Estados Unidos, Rusia y Francia también se encuentran estancadas en esta materia. Seguir leyendo ‘Informe PISA: otra vez calabazas’